domingo, 6 de noviembre de 2011

Intenta ponerte de espaldas en los días impares

sucede con los mejores jinetes cuando se agitan

pausadamente y sin acritud.

Son las reglas del último nocturno estival

o el desmayo inútil

o la pólvora caducada.


Pequeñas iglesias vivas en las yemas de los dedos

me preparo para la calcificación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario