lunes, 14 de noviembre de 2011

Cuando lo imprevisible habita en las mejillas

espero el silencio candente para no naufragar.



Puentes vegetales de siglos

bajo los que mudar la piel salada y deshecha a mordiscos

para sobreanidar en la nieve reciente

para iluminar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario