martes, 17 de enero de 2012

Una confidencia
una hora fiel
los signos de la belleza
incontables sueños posibles
cuerpos que acaban fundiéndose
la alegría de los inviernos
un cielo a la medida
tu aroma el regalo más puro
cataratas de elixir
la incomprendida condición de los suicidas
que no amanezca sin permiso
cada beso si es el último
la música como religión perfecta
el mar un juguete para todas las edades
inmensas procesiones de nubes preñadas de nubes
un millón de tierras para salvarnos
amazonas por las laderas de la vida
la revolución de un  te quiero
nuestros queridos hermanos de piedra
y otra vez el feliz regreso de los vencidos.


Quisiera ser de paja


y no conocer las respuestas.



2 comentarios:

  1. Quizás te sorprenderían! La vida es una constante y continua sorpresa. Esa es la belleza de la vida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar